Hace unas noches, una vez el peque se había dormido me puse a ver un documental de Netflix. (Bendito Netflix que salva a todas las madres que se acuestan tarde y no siguen las series en horario normal).
En fin, que como ya he comentado en otras ocasiones soy vegetariana, pero vamos al grano. Pues eso, que me puse a ver uno de esos documentales con la idea de dormirme de aburrimiento y no de cansancio ya que mi cabeza iba a mil. No me apetecía ponerme a hacer todas esas listas mentales, que para variar siempre apunto pendientes del día anterior, así que vi “organismo modificado genéticamente”. ¡Maldita la hora!

¡¡La verdad es que no tenemos ni la menor idea de lo que estamos comiendo!! Es muy difícil resistirse a toda esa gama de colores y sabores que nos brinda en bandeja el mercado. Pasteles, patatas, comida precocinada.

Bueno voy a sacar mi lado científico.

Por ejemplo, la gelatina, de colores, sabores, hasta la sirven en la comida de los coles. Pues de que esta hecha la gelatina: casi en su totalidad por colágeno (90%). Colágeno mezclado de tejido de animales (ya sea piel o huesos triturados) que pasa por un baño de ácidos hasta que se obtiene la oseína. Esta sustancia se mantiene posteriormente en cal entre 4 y 10 semanas. Una vez pasado este tiempo, la sustancia resultante se esteriliza, se enfría y se solidifica en forma de polvo al que luego se le añade agua para conformar el producto que estamos acostumbrados a ver. ¿Rico eh?

¿Y la margarina? Esa que dicen que alimenta a nuestros hijos y hace más ricos los platos: pues se inventó como sustituto económico de la mantequilla, y aunque siempre ha habido controversia sobre cual es más saludable, diferentes estudios apuntan a que el tipo de grasas que ambas contienen no son muy recomendables. Los ácidos grasos parcialmente hidrogenados de la margarina y son perjudiciales para la salud y se calcula que aproximadamente entre un 60 y un 70% de su composición es pura grasa.

La verdad que hay infinidad de cosas que deberíamos apartar de nuestra dieta diaria, pero podemos hacerlo de forma progresiva, no a lo bestia. Dicen que comer de todo de manera racional, sin sobrepasarse es lo que deberíamos hacer, pero… eso a que equivale a un 1% de mantequilla o margarina al día? ¿A 3 gelatinas a la semana? Un filete de carne roja cada 2 días… la verdad no se que deciros. Yo en casa he limitado el consumo de ciertos alimentos, otros sinceramente me cuestan eliminar el habito de su consumo del husband y mini L.

Y vosotras, ¿habéis eliminado algo de la dieta en la familia? ¿Algún truco?

Por cierto, no terminé de ver el documental y por la cuenta que me tiene creo que no lo voy a retomar.

@lucandmam

Comentarios (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *